domingo, 27 de enero de 2013

Imperfecciones

¿Cómo se arregla el interior?
¿Cuántas capas de malas experiencias están cubriendo las paredes de mi corazón? que cursi suena esto, pero no por eso es menos verdadero.
Marcas, manchas, rajaduras, golpes, huecos... ni siquiera puedo detectarlas todas, hay algunas heridas tan profundas, que aunque con lupa y lampara en mano, siguen sin ser muy visibles.
En ese estado esta mi corazón, con un latido cansado, sigue sobreviviendo.
Corazón de trapo, corazón reciclado, corazón remendado cada dos por tres.
La imagen de mi pequeño corazón brillante, que palpita de alegrías y esperanzas, se nubla en la lejanía.
Me pregunto si es posible recuperar el brillo de otros dias.

:.

1 comentario:

Laura C. Viara dijo...

Le mando un beso y un abrazo grande grande que ayude a parchar a ese pobrecito cuore! Pensalo al revés amiga... cada herida, cada marca lo hacen crecer, no se achica, achicarse teniendo experiencia y heridas de guerra??? Nuncaaaa! Cada batalla que pasa lo hace cada vez más juerte!
Te quiero, todo sirve.. :)